INCUBANDO INCUBADORAS

 

Esteban Rojas Núñez
Estudiante Maestría en
Gestión de la Innovación
Tecnológica, MAGIT
[email protected]

En comparación con una incubadora de pollitos, cuyo proceso puede durar en promedio 21 días, la incubación de empresas en Costa Rica dura cerca de tres años.
El tema de incubadoras de empresas no es nuevo. En el mundo, se remonta a los años 50, con la creación del Silicon Valley, donde se creó un parque industrial y posteriormente un parque tecnológico. En nuestro país, la primera incubadora de empresas surge en 1994 como un proyecto del Instituto Tecnológico de  Costa Rica, del cual nace el Centro de Incubación de Empresas – CIETEC. A pesar de contar con 20 años desde el inicio de las incubadoras en el país, la cantidad de éstas, en comparación a Singapur, cuyo país tiene una población similar a la de Costa Rica con una extensión territorial menor, es inferior. Singapur cuenta con 11 incubadoras por millón de habitantes, con una población de 5.3 millones de personas. Costa Rica cuenta con más de una decena de incubadoras, que ofrecen sus servicios a nuevos emprendimientos costarricenses.
Según registros del Ministerio de Economía Industria y Comercio, actualmente existen más de 65000 PYMES registradas, que podrían hacer uso de los distintos servicios que ofrecen las incubadoras en capacitación, asesoría y la facilitación de instalaciones físicas, que posibiliten su introducción al mundo empresarial. El trabajo que desarrollan las incubadoras existentes, en cuanto a apoyo, fortalecimiento y desarrollo de empresas, es alentador.

A pesar que no existen indicadores nacionales de supervivencia de empresas que han incubado, en el caso del CIETEC, según el periódico El Financiero, tiene una tasa de supervivencia mayor al 57%. Por otra parte, la Política Nacional de Emprendimiento 2010- 2014 señala que el 90% de las MIPYMES en general no llega  a los dos años de vida. Con el nacimiento de la Red Nacional de Incubadoras se dio origen a la regulación y definición de parámetros mínimos que deben tener las incubadoras, bajo supervisión del Ministerio de Economía como ente rector, con el fin de que estas impacten en el desarrollo social y económico del país por medio de las empresas creadas.
En los últimos cinco años se han realizado esfuerzos por alcanzar el desarrollo competitivo regional, tratando de crear incubadoras en sectores estratégicos de cada una de las regiones socioeconómicas. Sin embargo, las mismas se centran principalmente en la región central del país, con excepción de dos en la Región Huetar Norte y el esfuerzo por incubar mujeres emprendedoras en Limón en modalidad extramuros. Además hay esfuerzos de colegios técnicos por el desarrollo de incubadoras en San Carlos y Limón, pero para proyectos propios de estudiantes.
El país debe apoyar el desarrollo de incubadoras, como lo hace Singapur, bajo la supervisión de la Red Nacional de Incubadoras, de forma que exista una supervisión y sistematización de resultados bajo indicadores nacionales, con el fin de definir y mejorar las políticas públicas existentes para fomentar el espíritu emprendedor en las regiones e impulsar el desarrollo socioeconómico del país.

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Espacio disponible 728×90
A %d blogueros les gusta esto: