JUNTA DIRECTIVA DE JAPDEVA TIENE A DEFENSORA DE LOS DERECHOS DE TALAMANCA

De descendencia Bribrí, fue formada por su abuela, quien desde niña le detectó y fue fortaleciendo sus dotes de liderazgo

La dirigente Justa Romero del distrito de Bratsi, ha mostrado una defensa férrea de los derechos del pueblo y el territorio de Talamanca
Este año recibió una llamada que interpreta como inesperada, en la que le informaron que había sido tomada en cuenta para formar parte de la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (JAPDEVA).
El nombramiento fue resultado de años de defender el territorio y los derechos de su pueblo, presionando a las autoridades gubernamentales,para lograr la inclusión social y política de los Bribís en la vida nacional.
De acuerdo con la Ley Indígena de 1977, los territorios tradicionales de pueblos indígenas son tierras entregadas e inscritas por el Estado hacia las comunidades aborígenes a perpetuidad. Además, les confiere autogobierno y autonomía política, libre de la intervención de las municipalidades y las autoridades gubernamentales. Sin embargo, tal autonomía no se cumple.
Su línea como dirigente de la población de Talamanca está marcada por una lucha histórica, en favor de la autonomía y los derechos legales y sociales de su pueblo, a través de la Asociación de Desarrollo Integral y la Asociación de Mujeres Indígenas de Talamanca (ACOMUITA).
A inicios de los 90 ́as fue parte de un movimiento femenino, capaz de convocar a 32 entidades estatales, que emplazadas en la localidad de Suretka, les aclaró que cualquier proyecto o iniciativa a desarrollarse en territorio indígena, debía pasar primero por la recién conformada, –para ese entonces–, Asociación de Desarrollo. “Les dijimos: aquí está el gobierno territorial, tanto Bribri como Cabécar y ustedes lo van a respetar”. Todo proyecto que vayan a hacer dentro del territorio debe pasar primero por este “coladero”, recuerda.
“Conformamos una agrupación porque no queríamos una representación externa, sino un grupo interno que diera la lucha por las nece- sidades reales del pueblo talamanqueño”, al que define como con altas carencias y afectado por la indiferencia política.
En este sentido muestra aversión hacia la promulgación de leyes vinculantes para la comunidad indígena, ya que no provienen de demandas reales de esta población. “Se hacen leyes y leyes que nos echan en el mismo saco sin consultar nuestras necesidades. Es una falta de respeto violentar nuestra cultura y forma de vivir. He luchado toda una vida contra eso”, asegura.

DIRIGENTE POR HERENCIA

Desde sus primeros años de vida su abuela “Lucilda”, quien también libró luchas sociales por Talamanca y nunca habló español, identificó su liderazgo, “usted va a ser dirigente”, confiesa que le decía su antecesora.
Justa aclara que entre sus prioridades para ser atendidas están: el tema hídrico,la salud y la seguridad. Además manifiesta que espera continuar reuniéndose con dirigentes comunales que luchan por las necesidades de su gente.

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *