Sáquele el Jugo: El Jocote

Es una fruta pulposa originaria de América Central, que crece en las zonas tropicales del territorio comprendido entre México y Brasil. Se le conoce como la ciruela de huesito o jocote. Este último es derivado del nombre indígena xocoti, proveniente de la lengua náhuatl.
Además de su gustoso sabor como fruta, también se consume como mermelada y sirope. También puede secarse. Su cosecha se prolonga por espacio de dos meses y medio al año. Los productores costarricenses sostienen que agosto es el mejor mes del jocote.
La propagación del jocote se da por estaca. Los árboles son de crecimiento rápido y alcanzan los 5 o 6 metros de altura. Tienen la capacidad de adaptarse a los suelos pobres.
Este fruto es ampliamente apetecido, además de su sabor, por poseer varios atributos medicinales que apaciguan males comunes.
La decocción de la corteza se usa para combatir la anemia y afecciones gastrointestinales (amebiasis, dia- rrea, disentería, dolor de estómago, gastritis y dolor de riñones).
El fruto se cose para tratar enfermedades renales. Además tiene un uso tópico para el tratamiento de úlceras rebeldes, encías inflamadas y sarna.
A la corteza se le atribuyen propie- dades analgésicas, antiinflamatorias, antisépticas y espasmódicas.

RECETA: HELADO DE JOCOTE

Ingredientes:
– 1k de jocotes maduros
– 3⁄4 de taza de crema de leche – 1 cucharadita de anís
-1 yema de huevo
-3 cucharadas de azúcar

Preparación:

1. Tomar dos tazas del fruto, cortar con un cuchillo cerca de la semilla. Licuar y colar, para luego triturar para obtener una taza de pulpa de jocote. Reservar.
2. Verter en un tazón la crema de leche, congelarla hasta formar cristales alrededor de la crema (enfriar también las aspas de la batidora). Batir con batidora de mano hasta duplicar su volumen. Reservar.
3. Colocar las semillas de anís en un mortero para triturar. Reservar.
4. Agregar a la crema batida, el azúcar, anís y 1 taza de pulpa de jocote. Mezclar con espátula de silicona, con movimientos suaves. Reservar.
5. En una olla con agua caliente colocar un tazón de un baño de María (el tazón no debe tocar el agua, y esta debe estar caliente pero que no llegue a hervir). Poner en el tazón la yema de huevo, 3 cucharaditas de azúcar. Mezclar con batidor de globo, hasta que las yemas cambien de color amarilla intenso a un tono pálido. Agregar mezcla de yema con azúcar, a la mezcla de crema de leche y pulpa de jocote, mezclar con espátula de silicona con movimientos suaves.
6. Verter la mezcla en un recipiente (preferiblemente de metal), tapar con papel aluminio.
7. Llevar a congelar hasta formar cristales más en más del 50% de la mezcla. Mezclar con movimientos envolventes y cuchara de metal. Esto eliminará las partículas de metal, evitando que el helado se endurezca y sea cremoso. Llevar de nuevo al congelador y repetir la misma acción.

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: