ELECCIÓN DE AUTORIDADES MUNICIPALES

El 7 de octubre recién pasado, el Tribunal Supremo de Elecciones hizo la convocatoria y dio por abierto el proceso electoral para elegir a las autoridades municipales, el próximo 7 de febrero del 2016 y que gobernarán por cuatro años los 81 cantones del país. Ésta es una elección histórica, ya que por primera vez se elegirá a las autoridades municipales (Consejos Municipales y Alcaldías) juntos en un solo proceso, pero independiente de las elecciones nacionales.

Como lo indicó el Presidente del Tribunal, Magistrado Luis Antonio Sobrado, éstas serán las elecciones más complejas de la historia de nuestro país, ya que se deberán elegir 6.069 cargos en 650 papeletas distintas.  La importancia que tiene el hecho de que el proceso de elección de autoridades municipales sea separado del proceso de elección nacional, es que los grupos políticos y principalmente los ciudadanos podemos concentrarnos en el diagnóstico de los problemas locales y por ende en los proyectos necesarios para atenderlos, sin mayor distracción,  pero sobre todo en el análisis del conocimiento y la condición ética y moral de los que aspiran a dirigir nuestros municipios, así como en las propuestas de solución a los problemas que nos aquejan.

Por años hemos oído expresiones como: yo no boto, para qué si todos son iguales, que lo hagan los que viven de eso, etc., etc. Sin embargo, eso es evadir la responsabilidad que cada uno de los ciudadanos tenemos. No es cierto que todos los aspirantes sean iguales; ni ideológicamente, ni los equipos que los representan, ni las propuestas de desarrollo que hacen.

Sin embargo, hay un elemento en común en la mayoría de la Municipalidades y es que no han logrado demostrar la importancia que realmente tienen, para los habitantes y ello se manifiesta en el poco interés de éstos en los procesos de elección de sus autoridades.

Es probable que no nos guste el sistema de escogencia de los aspirantes, también es probable que queden fuera personas que consideramos deberían participar porque nos dan confianza, pero habiendo tantos grupos políticos y por ende tantas propuestas de desarrollo, nada justifica que deleguemos tan trascendente responsabilidad.

Esta elección obliga a los grupos políticos  y a los mismos ciudadanos, a analizar a fondo la situación de letargo que viven muchos cantones en diferentes áreas del desarrollo local. A revisar el tipo de desarrollo que pretenden para sus pueblos, pero sobre todo a diagnosticar con seriedad, qué se ha dejado de hacer y qué tiene a los diferentes pueblos del Caribe en la situación de precariedad social en el que están y a buscar las soluciones para cambiar su historia.

Lo primero que deben entender quienes aspiran a dirigir una Municipalidad, es que éstas son el gobierno de cada municipio o cantón y que como tal tienen una responsabilidad en todas las áreas del desarrollo y no sólo en el tema de infraestructura vial, que ha sido la preocupación de la mayoría. Debe considerarse la situación económica, para a partir de ello atender la situación SOCIAL que viven nuestros pueblos, atendiendo lo correspondiente y gestionando ante el gobierno central lo que a éste le corresponda. Es necesario mejorar los índices de Educación y  Salud, fortalecer las manifestaciones artísticas, culturales de nuestro pueblo y sobre todo garantizar un Ambiente sano, que permita  la sobrevivencia de la humanidad.

El reto es grande y la responsabilidad de todos inicia por apoyar el proceso de elección, proponiendo en nuestra medida proyectos y acciones que permitan mejorar la situación de nuestros pueblos.

Recuerde, no se vale delegar.

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Espacio disponible 728×90