Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100

Florencio Nororis Nororis: El abuelo del pueblo Bataneño

Kyara Rodríguez

Periódico El Independiente

En el año 1918, ya hace más de un siglo, inicia una gran historia, una historia que aún sigue viva y que tiene lugar en el corazón del pueblo Batán, en el cantón de Matina.

Nació en el país de Nicaragua, pero se vino a vivir a los 23 años a dicha comunidad. Hijo de Margarita Nororis, desde muy niño aprendió de su madre el valor del trabajo, “Mamá trabajaba en un pequeño negocio donde se 470atendía al tesorero de la municipalidad y yo me iba ayudarle de vez en cuando”.

Este hombre de 98 años, de una mirada profunda y con una humildad que lo caracteriza, se ha convertido en el abuelito del pueblo. “Tengo varios nietos, soy el abuelo de todo el pueblo”.

EL 23 de octubre de 1949 se caso con doña Amelia Sandino Orozco, con quien comienza a formar una gran familia, fundada en los valores de respeto y honestidad, de la cual Dios les da 5 hijos.

Cursó parte de su primaria en la Escuela de Tola en el departamento de Rivas en Nicaragua, y  tuvo maestros por aparte cuando llegó a Costa Rica por un año. “ Yo no estudie, aunque fui a la escuela, aprendí de la buena educación en mi casa, la que me enseñó  fue mi mamá”.

Inicios

Comenzó a buscar su primer trabajo en las  fincas bananeras, encontrando una oportunidad en el proyecto del Abacá donde se sacaba fibra de las plantas y que se utilizaba para  mecate y otros fines.

Don Florencio siempre fue un hombre polifacético, se encargó de fundar la Cooperativa de la comunidad en el año 1964, además laboró para la empresa de Montelibano.

Con el pasar de los años, el pueblo fue creciendo poco a poco y comenzaron  a llegar las primeras instituciones: “Luchamos para fundar el colegio de Matina, cuando estaba en  la junta de educación y maneje el agua por muchos años antes de entregarla”.

Además se dedicó a sembrar cacao antes de que enfermara la producción  en una finca que tenia y los muchachos que llegaban a laborar le enseñaban y los aconsejaba para que siempre tomaran el mejor camino.

 

 

 

Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100

About The Author

Related posts

2 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Espacio disponible 728×90