Eliminan basura en Puerto Viejo, tras Semana Santa

Pabel Bolívar

Se contó con el apoyo de la Asociación de Desarrollo, Municipalidad de Talamanca y comerciantes de la zona, quienes donaron artículos de limpieza y dinero para contratar personal que trabajara en las jornadas.

Televisores, materia fecal e incluso inodoros recolectaron el lunes 2 y martes 3 de abril, luego de la afluencia masiva de visitantes durante Semana Santa.

La Semana Santa dejó festividades religiosas en todo el país para unos, y descanso, fiesta y vacaciones para muchos otros. Con ellos, miles de toneladas de basura en las playas del caribe Sur de Costa Rica.

La playa quedó repleta de basura luego de la semana santa.

Ante esta caótica situación, fuerzas vivas de la comunidad de Puerto Viejo de Limón se organizaron para dejar librar la ciudad de la contaminación y los malos olores.

Las jornadas de aseo fueron lunes 2 y martes 3 de abril de ocho de la mañana a cuatro de la tarde; se estima, de manera extraoficial, que amontonaron cerca de 18 mil kilogramos de basura. Involucró voluntarios, vecinos, dueños de negocios, la asociación de desarrollo y la Municipalidad de Talamanca, con el liderazgo de la organización Por un Puerto Viejo más limpio.

Unas 25 personas participaron de la recolección de desechos; el apoyo de la alcaldía consistió además en dotar de dos camiones recolectores. Se contó con el apoyo económico de los dueños de comercios y vecinos para contratar personal, ya que la cantidad de voluntarios no siempre es estable, informó Laura García, una de las organizadoras de las jornadas.

El aseo abarcó desde la entrada del pueblo (Playa Negra), la zona costera, calle principal, así como las partes internas del pueblo. A esto hay que sumarle la organización en comunidades como Punta Uva, arrecife y Manzanillo, lugares turísticos que usualmente se colman de visitantes durante Semana Santa.

Además de desechos de comida, plástico o latas de cerveza, se encontraron preservativos, bolsas con materia fecal, televisores y hasta un inodoro, lo cual muestra el arduo trabajo llevado a cabo por las fuerzas vivas de la comunidad.

“Ya sabíamos que en Semana Santa iba a ser algo muy fuerte, ya lo teníamos más o menos programado.  Sabíamos que iba a venir mucha gente, pero de verdad sobrepasó la cantidad que puede contener Puerto Viejo, era una cosa descontrolada: campamentos por todos lados, gente haciendo sus necesidades en la playa. Tengo amigos que limpiando Punta Uva encontraron baños en pleno refugio. La basura fue mucho mayor, pero la gente nos apoyó y se limpió muy rápido”, explicó García.

Se destacó el apoyo espontáneo de los vecinos quienes donaron bolsas, guantes y demás material de limpieza. Para ellos está en juego la imagen de la comunidad, por lo que no vale aquello de que “yo no ensucié, yo no limpio”.

Esta iniciativa de limpiar Puerto Viejo data ya de aproximadamente tres años, siempre con la consciencia de tener el pueblo no solamente impecable para el turismo sino para la convivencia diaria de sus habitantes. Antes, cada vecino y cada negocio se limitaba a asear su entorno inmediato, pero gracias al trabajo de “Por un Puerto Viejo más limpio” poco a poco se crea un sentido de comunidad.

Ellos aseguran que al principio fue complicado porque no pertenecen a ningún grupo político, ni a la Municipalidad ni a la Asociación de Desarrollo; se consideran vecinos que ejercen su labor por amor a Puerto.

En el transcurso de estos años aprendieron distintas realidades, como que la cantidad de voluntarios siempre es muy volátil o no siempre hay voluntad de las personas para sumarse a la recolección. Por eso se dedicaron a juntar dinero para contratar personal de cara a estas jornadas o a recoger artículos de limpieza entre ciudadanos que no se pueden integrar.

Sin embargo, el camino no ha sido fácil porque la conscientización hacia los turistas no surten los frutos deseados. De hecho, para esta semana mayor se repartieron panfletos en la entrada del pueblo y bolsas de basura para que cada persona se hiciera cargo de los desechos.

Precisamente la incansable labor de este año brinda más experiencia de cara a la próxima afluencia de turistas en julio o diciembre. “Habrá que hacer un plan junto con las fuerzas vivas de la comunidad para aplicarse en las próximas limpiezas porque Puerto Viejo ya no es lo que era”, manifestó García.

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *