José Manuel Jiménez González De Bagaces a Pococí, jugando fútbol

El deporte es una de las manifestaciones de cultura más importantes de los pueblos. En Pococí como en muchos cantones las anécdotas y hazañas deportivas forman parte de su identidad histórica y el fútbol es un puente de unión entre las personas y sus raíces.

Conversar con don José Manuel Jiménez González, es precisamente viajar en el tiempo, a los partidos de fútbol del Pococí de los setentas, cuando todos los pueblos se reunían cada domingo a vivir el fútbol y a celebrar a sus jugadores y este deporte era el pasatiempo más importante para la gente trabajadora de ese Pococí que conocimos y que hoy es tan diferente.

Este delantero de izquierda implacable, y manudo de corazón, nació en Abangares, Guanacaste en 1949 en una familia de ocho hijos e hijas. Su padre Jorge Jiménez Morera, trabajó para unos gringos que tenían muchas haciendas y esto les obligaba a moverse constantemente.

Con once años llega a vivir a Bagaces junto a sus padres y hermanos. Eran tiempos difíciles en esta provincia recuerda Jiménez, todos en la familia debían trabajar después de la escuela, para contribuir con lo que pudieran a su casa, por esta razón tuvo que dejar la secundaria.

El fútbol siempre estuvo presente en la familia, ya que su padre y sus hermanos Milton y Jorge Luis, también eran buenos futbolistas. José Manuel, desde que tiene uso de razón jugó fútbol y este deporte le acompañará a través de su vida.

Recuerda con alegría a un maestro de música de apellido Watson, en la escuela de la Juntas de Abangares, quién organizó un equipo y buscaba reto con otro equipo llamado “Los de la calle”, un señor muy cuidadoso, señala Jiménez, hasta una canción le hizo al equipo: “La Selección de la Escuela, una paliza le dio, a Los de la calle, que con ellos se metió”.

El primer equipo

La primer experiencia en un equipo fue a los catorce años como portero de Montenegro, donde fue campeón de Bagaces y de ese equipo escogieron a los hermanos Jiménez, para la selección cantonal, la cual fue campeona de Liga Nacional por Guanacaste en 1967, campeón de Tercera División 1971, subcampeón nacional de la misma categoría en 1972 y antecedente del Municipal Liberia campeón nacional en 2009.

Siempre jugó adelante, pero disfrutaba la portería, recuerda un juego contra el Atlético La Victoria, un equipo grande que buscaba siempre nuevos talentos, ese año Montenegro fue campeón y La Victoria fichó a los hermanos Jiménez; ganaron dos campeonatos seguidos.

En ese tiempo habían dos campeonatos, una suerte de primera y segunda división cantonal, recuerda el delantero, luego que terminaban estos campeonatos hacían uno revuelto llamado Campeonato de Copa y gracias a su hermano, fue invitado a jugarlo y ganaron, anotando el solo 18 goles. Ambos hermanos fueron escogidos junto con otros tres jugadores de Montenegro a integrar esta legendaria selección cantonal.

Fue en esos años que su padre propone a la familia venir a Pococí en busca de mayor estabilidad, motivado por el auge del cultivo del banano que tuvo esta región. Su madre doña Rafaela González Picado, acepta, poniendo como condición, que debían ir todos juntos para no separar la familia.

 

En La Rita

Así fue como Guanacaste perdió dos goleadores de primer nivel, que el Deportivo Riteña, recibió con brazos abiertos. El delantero recuerda que La Colonia era “el coco” tenían un buen equipo y siempre goleaban a La Rita pero en su primer juego con el Club Deportivo Riteña, empataron 2 a 2, con anotación de Jorge Luis Jiménez, mediocampista brillante, recuerda don José.

A inicios de los años setentas el equipo de La Rita era manejado por el señor Guillermo Hidalgo, un activo líder comunal y aficionado al deporte y los hermanos Jiménez pronto integraron sus filas. Así, jugando fútbol, el joven José Manuel conoció a quien sería su esposa y madre de sus hijos, Elizabeth Hidalgo, la hija de don Guillermo y madrina del equipo.

En Pococí habían muchos equipos, por supuesto estaba el Santos, pero también eran muy competitivos Pococí, Independiente, Standard, La Colonia, Toro Amarillo, Jiménez, Finca Mola, Finca Guajira. En las fincas bananeras el fútbol también era muy importante las empresas lo seguían y apoyaban.

El campeonato

Una vez hicieron un campeonato más serio, tomando en cuenta toda la región. Los trabajadores de la finca San Rafael hicieron una selección, lo mejor de  La Colonia con lo mejor de La Rita, el equipo se llamó La San Rafael y fue histórico, ese año le ganaron a todo el mundo.

Jugaron contra el Santos, en la plaza El Salvador, el portero se lesionó, así que le tocó atajar, su hermano Milton, metió tres goles ese día, dos de penal cantados, el único gol que metió santos fue de penal, se lo anotó Miguel Méndez, un central de primera línea, 3 a 1 eliminaron Santos.

Luego la final contra Pococí, les quitaron el partido con un penal fantasma, se armó una bronca tan grande que La San Rafael fue suspendida dos años. Después de ese partido don Cecilio Arias se llevó a los Jiménez al Santos.

José Manuel era un goleador, certero con ambas piernas, pero implacable con la izquierda; entre sus hazañas de esos días recuerda un partido amistoso contra el famoso, Turbos de Siquirres, que además venía con el portero de la selección nacional Saturnino Chávez. El guanacasteco le anotó dos golazos, ese día, jugando con El Santos.

Luego del Santos se fue para el Independiente y en una ocasión le metieron 6 a 2 su exequipo.

Anduvo muchos equipos y jugó mucho fútbol

De una humildad impresionante, don José no busco seguir el fútbol como oficio, cuenta que si no se sentía a gusto con el compañerismo del equipo prefería buscar otro. Pero señala con mucha puntualidad cuatro personas que gracias a su empeño el fútbol de Pococí, era tan competitivo y tan importante para la gente en esos años.

Ya fallecidos: don Ebal Rodríguez y el trabajo que hizo para levantar el estadio, Rogelio Alvarado y especialmente a Cecilio Arias, quien aún vive y no ha recibido ningún reconocimiento, enfatizó.

Fue así como la familia Jiménez, llegó a Pococí hace casi cincuenta años para hacer historia. Don José Manuel, recuerda con orgullo el talento de su hijo Adolfo “Cholo” Jiménez Hidalgo, que en paz descansa, quien llegó a jugar en primera división con Cartago y era reconocido por su especial saque de banda, que realizaba con una voltereta de 360 grados sobre el balón en el aire antes de lanzarlo, con toda potencia.

Durante los últimos años, don José Manuel Jiménez, ha sido Director Técnico del equipo de Veteranos de Pococí. Su huella en el deporte de Pococí es grande y merece ser recordada al igual que la de muchos humildes trabajadores que llegaron a Pococí a construir con sus manos la historia de este cantón.

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *