Colono Agropecuario se consolida como empresa líder en Centroamérica

Lo que empezó como un pequeño departamento en una ferretería, hoy cuenta con 50 establecimientos en toda Centroamérica.

No, no estamos hablando de una gran transnacional extranjera, sino de una multinacional surgida en Guápiles como parte de Grupo Colono: hablamos de Colono Agropecuario.

Farid Muñoz, gerente de Mercadeo  de esta división, explica que el primer punto se estableció en el 2000, en Jiménez de Pococí y desde esa fecha el crecimiento no se ha detenido. Prueba de ello es que hay 41 puntos de venta en todo el país y con presencia también en Centroamérica.

El propósito original para abrir Colono Agropecuario fue la amplia demanda que existe en la zona; era difícil atender a los clientes agropecuarios en una ferretería. José Alberto Castillo y Santos Aguilera fueron los líderes que tuvieron la agudeza de palpar las necesidades de esta zona eminentemente bananera.

Es importante mencionar que en 2013 hubo expansión internacional con operaciones en Panamá y Nicaragua. Más adelante, se desarrolló en Honduras y recientemente también en Guatemala. Una empresa de capital costarricense, de guapileños, cuenta con más de 50 puntos de venta incluyendo Centroamérica. Tienen aeropuertos, helicópteros y aviones para la parte de fumigación aérea a toda la zona.

En el 2013 hay una etapa donde se toman decisiones y se da un salto de calidad: El Colono pasa de ser distribuidor a fabricante de productos. “El giro, entonces, consiste en abrir una planta de fertilizantes en Jiménez y más recientemente otra en Caldera. En este sector se da un golpe en la mesa, distribuyendo los productos en todo el país”, explicó Muñoz.

A partir de ahí se aventuran para ofrecer una amplia gama de productos. Uno de ellos es Minerales El Colono, además de la adquisición de la planta de concentrados El Campesino, en Cartago. Antes se contaba con los concentrados El Colono, con empresas proveedoras para ellos, pero ahora son los dueños de todo el ciclo de fabricación. Allí en Cartago se fabrica para especies de ganado, además de tres marcas de alimentos para perro.

Su innovación se extiende bajo la marca Zeus, de alimento para caballo, una de las primeras de consumo en el país, donde cuentan con el canal de distribución y agentes de ventas directamente en las fincas.

Poseen una planta reenvasadora de agroquímicos en Ticabán con productos como Glifocol y Atila, que son herbicidas que se reenvasan para obtener producto final.

De igual manera, en sus instalaciones de Turrialba producen carbonato de calcio de marca Carbonatura. Son el distribuidor de todo el proceso de fabricación y empaque de agroquímicos en Cartago, con productos genéricos para el sector agroquímico.

Con Colono semillas, crean actualmente más de treinta tipos de semillas distintas, con un diseño de empaque propio, hasta tomar decisión de venderlo en diferentes cantidades.

“Nosotros tenemos productos de calidad con un costo competitivo para ofrecer un precio atractivo. Todo eso hace que la empresa, a pesar de lo complicado del sector agrícola, se mantenga y siga creciendo”, manifestó Muñoz.

Otro de los aciertos es la representación exclusiva de marcas y productos en el país. Ello implica desde la compra de la materia prima, la cual se importa desde países como la India o Rusia. De hecho, hoy en día cuentan con una oficina en China con personas trabajando en el proceso de importación de materias primas.

En el área de veterinaria, son los distribuidores exclusivos de Merial, Lapisa y Chinfield, tres compañías que los hacen fuertes en salud animal. En cuanto a maquinaria agrícola, representan a Massey Ferguson y Matra.

Finalmente, se mencionan los esfuerzos para crear un sentido de pertenencia a la empresa de parte de los más de 900 empleados que posee Colono Agropecuario.  Hay varias acciones que toma la empresa en este sentido, como la bonificación anual, o el hecho de que los dividendos de los accionistas no se los reparten entre ellos, sino que lo reinvierten en empresa.

“Contamos con una Asamblea General de más de 3 mil personas que reúne a todo el Grupo Colono, es un espacio muy grande que involucra a la asociación solidarista Asecolono; en ese momento es cuando se entregan las bonificaciones. Es un tema que muy pocas empresas hacen actualmente”, finalizó Muñoz.

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *