Costa Ria, en la mira de los fertilizantes para una agricultura sostenible

·       Numerosos ensayos científicos evidencian las mayores emisiones de gases NH3 y la mayor huella de carbono de la urea frente a los nitratos.

·       En el Día Mundial de los Fertilizantes, Yara hiso un llamado al Gobierno Nacional y los productores locales, para promover un desarrollo agrícola bajo en emisiones y más resiliente al cambio climático.

·       El primer paso es reemplazar las fuentes de nitrógeno utilizadas actualmente, por fertilizantes más amigables con el medio ambiente.

La deficiencia de nutrientes es uno de los problemas que afecta a más del 50% de los cultivos en América Latina. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en Inglés), hoy se pierden cuatro hectáreas de tierras de cultivo por minuto en el mundo.

Por eso, Yara, la compañía noruega líder mundial en la producción y comercialización de soluciónes para la nutrición de cultivos, decidió sumarse al Día Mundial de los Fertilizantes, que tuvo lugar el pasado 13 de octubre. Su celebración tiene como objetivo educar a la población sobre el papel fundamental que juegan los fertilizantes en la seguridad alimentaria.

“Aunque pocos se lo imaginan, los fertilizantes hacen parte de su vida todos los días; ellos nutren las plantas con nitrógeno, fósforo, potasio, calcio, magnesio y otros elementos, de la misma forma que los alimentos nutren a los seres humanos”, explica Sergio Godoy, Director Regional de Centroamérica.

De hecho, la mitad de todos los alimentos que se producen en nuestro planeta hoy en día, tanto para las personas como para los animales, es posible gracias al uso de fertilizantes. Los suelos deben fertilizarse para mantener el contenido adecuado de elementos minerales, que los cultivos necesitan para su correcto desarrollo, mediante su absorción en el momento preciso y en las cantidades necesarias.

Sin embargo, existen algunos fertilizantes que podrían tener un mayor impacto medioambiental que otros. La elección del tipo de nitrógeno, por ejemplo, es fundamental no solo en cuanto a la rentabilidad de la explotación agrícola, sino en cuanto a la reducción de gases de efecto invernadero y su impacto en el pH de los suelos.

Resulta paradójico que, teniendo que reducir las emisiones de amoniaco para evitar el calentamiento global, la urea esté sustituyendo a los nitratos amónicos europeos, fertilizantes más eficaces, eficientes y con menor huella de carbono”, afirma Olaf Hektoen, Director de Yara para Latinoamérica.

Desafortunadamente, Costa Rica no es la excepción y el consumo agrícola de urea crece más rápido que el de los nitratos. Aunque existen metas del Gobierno para la reducción de determinados gases, uno de los cuales es el amoniaco (NH3), este es el único cuyas emisiones siguen aumentando. Dichas emisiones tienen origen agrícola en un 97%: dos tercios procedentes de la ganadería y un tercio de la fertilización.

Por esta razón, le apostamos a ofrecer soluciones para la nutrición de cultivos más amigables con el medio ambiente. Nuestros planes de fertilización ofrecen una proporcion de nitrógeno nítrico mucho más alta, ya que esta es la fuente preferida por las plantas y la más eficiente, que además, se traduce en una mayor productividad para el productor. Asimismo, la calidad de la cosecha también mejora por alcanzar un balance adecuado de nutrientes”, expresa Sergio Godoy, Director Regional de Centroamérica.

Las medidas adoptadas por la industria de fertilizantes europea para mejorar la eficiencia energética y para reducir las emisiones en las fábricas de fertilizantes, hacen que sea la más eficiente del mundo y, por consiguiente, la que tiene menor huella de carbono.

Sin embargo, el alto nivel de importaciones de urea procedentes de otros países (tales como Rusia y China), menos eficientes y más contaminantes, provoca que aumente el calentamiento global y que la industria más avanzada tecnológicamente -la europea-, enfrente condiciones de mercado mucho más adversas, por sus mayores costes industriales, medioambientales y laborales.

Esperamos que Costa Rica fije su camino hacia una agricultura mucho más sostenible, que impulse la rentabilidad de los productores, pero también nos ayude a alimentar el mundo de manera responsable y a proteger el planeta”, agrega Olaf Hektoen, Director de Yara para Latinoamérica.

¿Por qué son tan importantes los fertilizantes?

Los cultivos, las personas y los animales necesitan 16 macro y micronutrientes para un óptimo desarrollo (fósforo, potasio, magnesio, calcio, azufre, boro, cobre, hierro, manganeso, molibdeno y zinc, entre otros). Sin fertilizantes, los bajos niveles de minerales en la composición natural del suelo determinan su deficiencia en los cultivos y, por ende, en la comida que hace parte de nuestra dieta.

Cada cosecha extrae del suelo cierta cantidad de nutrientes que luego recibimos los seres humanos. Si dichos nutrientes no se reponen, con fertilizantes orgánicos o minerales, la tierra se empobrece y no produce lo mismo más adelante. Por eso, Yara analiza cuánto obtienen las plantas del suelo con cada cosecha, para devolver lo que falta en complemento a la materia orgánica; a esto lo llaman: Nutrición de Cultivos.

En muchas ocasiones, los suelos presentan deficiencias de hasta un 85% en macro y micronutrientes, lo cual origina, en el caso de los seres humanos, problemas de crecimiento, debilidad muscular, osteoporosis y diabetes, entre otras enfermedades. Para Yara, estas deficiencias podrían prevenirse desde los alimentos, mediante una adecuada nutrición de cultivos”, agrega Marcelo Altieri.

Una agricultura sostenible debe reponer los nutrientes del suelo, para garantizar una mayor producción de alimentos, aumentar la calidad de la cosecha y mejorar la vida del agricultor y su entorno. Los fertilizantes generan una cubierta vegetal que ayuda a prevenir la erosión y degradación del suelo, evitando la deforestación. Medioambientalmente, contribuyen a reducir el cambio climático y facilitan una mayor producción de materias primas para la obtención de energías alternativas.

Adriana Zamora

Burson-Marsteller

[email protected]

 

Jorge Guzmán

Communications & Value Chain

[email protected]

 

 

 

Acerca de Yara

El conocimiento, productos y soluciones de Yara ayudan a los negocios de agricultores, distribuidores y clientes industriales, a crecer de manera rentable y responsable, mientras protegen los recursos naturales, los alimentos y el medio ambiente.

 Nuestros fertilizantes, programas y tecnologías para la nutrición de cultivos, aumentan la producción, mejoran la calidad del producto y reducen el impacto medioambiental de las prácticas agrícolas. Nuestras soluciones industriales y ambientales mejoran la calidad del aire, reduciendo las emisiones de la industria y el transporte, y sirven como un ingrediente clave en la producción de un amplio rango de bienes. Fomentamos una cultura que promueve la seguridad de nuestros empleados, contratistas y comunidades.

Fundada en Noruega en 1905 para solucionar la hambruna en Europa, hoy Yara tiene presencia global, con cerca de 15,000 empleados y ventas a casi 160 países.

Yara está presente en Colombia desde hace 31 años, compartiendo conocimiento y asesorando al agricultor en las mejores prácticas agronómicas y planes de nutrición, con el objetivo de aumentar tanto los rendimientos como la calidad de su cosecha. Gracias a la adquisición de Abocol en 2014, Yara cuenta hoy con una presencia de más de 700 empleados directos, una planta de producción de fertilizantes en Cartagena con capacidad total de producción anual de fertilizantes de 400 mil toneladas, 4 plantas de mezclado físico de fertilizantes con capacidad de 400 mil ton y 4 centros de despacho a nivel nacional.
www.yara.cr

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *