Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100

El río Sarapiquí: actor principal del cantón

En épocas prehispánicas, el actual territorio del cantón de Sarapiquí fue habitado por la rama huetar de los botos, grupos nativos no muy diferenciados de los que habitaron la región Caribe Norte de Costa Rica. 

Desde esos tiempos, el río Sarapiquí se configuró como un punto vital para la vida y el desarrollo en la zona. Dicho río supuso una vía de comunicación para los pueblos nativo costarricenses, ya que un gran tramo del mismo es navegable y conecta directamente con el río San Juan de Nicaragua. 

Sarapiquí fue una zona estratégica durante el proceso de penetración española en el interior del territorio costarricense, ya que el río Sarapiquí fue la primera vía de comunicación de Europa con Costa Rica, y la principal durante la época colonial. 

No obstante, en ocasiones se tornaba una zona conflictiva, pues dada la lejanía del centro de la provincia costarricense y lo inhóspita que era, era más difícil controlarla. Esto contribuía al desarrollo de actividades fuera de la ley, como el tráfico de mercancías y los conflictos con indígenas. Además, debido a  las características mencionadas, la zona constituía escondites ideales para piratas y otro tipo de criminales. 

Ya para el ocaso del periodo colonial, entre franceses e ingleses y posteriormente estadounidenses, se discutió mucho la posibilidad de la construcción de un canal interoceánico a través del río San Juan (se le conocía como Ruta del Tránsito), hecho que hubiese afectado de una u otra forma también a Sarapiquí. Sin embargo, la propuesta nunca se concretó y los Estados Unidos decidieron realizar la obra canalera en el vecino país de Panamá.

Sarapiquí como punto estratégico militar durante la Campaña Nacional de 1856

A mediados del Siglo XIX y con aproximadamente 35 años de vida independiente, Centroamérica vio amenazada su soberanía por los ideales expansionistas y filibusteristas de William Walker. 

Walker logró establecer un gobierno temporal en el vecino país de Nicaragua y desde ahí pretendió extenderse hacia Costa Rica. Sin embargo, no contó con que el ejército costarricense de entonces opondría una férrea resistencia. 

A esta serie de enfrentamientos entre costarricenses (y demás países de Centroamérica) contra los mercenarios de Walker se le conoce históricamente como la Campaña Nacional de 1856-1857.

En dicha campaña, el río Sarapiquí se convirtió en un actor importante durante el desarrollo de la guerra. Esta importancia se vio reflejada principalmente en la batalla de Sardinal y la batalla de La Trinidad. 

El 10 de abril de 1856, en el estero donde el río Sardinal desemboca en el río Sarapiquí, los filibusteros desembarcaron. Luego de una hora de fuego cruzado, ningún bando había logrado vencer al otro, por lo que los filibusteros se retiraron hacia La Trinidad (Hipps Point, llamada así por estadounidenses), mientras que  los costarricenses lo hicieron hacia El Muelle. 

El 22 de diciembre de 1856 se libró un crudo enfrentamiento entre tropas filibusteras y tropas costarricenses en el sector conocido como La Trinidad (Hipps Point), el cual está ubicado justo en la desembocadura del río Sarapiquí, sobre el San Juan. Dicha batalla fue ganada por las fuerzas armadas costarricenses, quienes procedieron a tomar el control de la zona.

Junto con la victoria de Sardinal, la victoria de La Trinidad facilitó un mayor control de la Ruta del Tránsito, y esto implicó la incomunicación y el corte de suministros de guerra y provisiones a la armada de William Walker, hechos que contribuyeron a una posterior victoria definitiva del bloque centroamericano.

Durante el Siglo XX

En la década de los cincuenta, se hizo famoso el Resguardo Fronterizo del río Sarapiquí. Entre las funciones de carácter civil, el resguardo del Sarapiquí atendía los conflictos que ocurrieran a lo interno de las poblaciones cercanas, mientras que en lo fiscal se encargaba de custodiar el comercio y tráfico en el río San Juan y el Sarapiquí, evitando la introducción o venta clandestina de mercancías prohibidas o sometidas a impuestos de aduanas. 

Este tipo de contrabando solía ser de ganado vacuno y caballar, animales de caza, armas de guerra, embarcaciones pequeñas u objetos para contracambio. Era muy común que delincuentes perseguidos por la ley intentaran pasar la frontera o refugiarse en los parajes del río Sarapiquí, dada la espesa vegetación y lo relativamente despoblada que era la zona.

El 18 de noviembre de 1970, en el segundo gobierno de José María Figueres Ferrer, Sarapiquí se erigió como cantón número diez de la provincia de Heredia, con tres distritos, nombrándose como cabecera del mismo al barrio de Puerto Viejo, razón por la cual adquirió el título de ciudad.

Recientemente han renacido conflictos fronterizos con los vecinos de Nicaragua. Entre otras cosas, los nicaragüenses se han quejado por el daño ocasionado al cauce del río San Juan, producto de la sedimentación excesiva provocada por las múltiples piñeras ubicadas en el cantón de Sarapiquí. Esto nos lleva a hablar sobre la piña como una actividad económica importante del cantón en tiempos actuales. Sin embargo, se debe tomar conciencia sobre las desventajas que implica esta actividad, por ejemplo, la poca oferta de empleo que brinda y el gran impacto al medio ambiente que ocasiona, principalmente en un cantón como Sarapiquí, que se ha caracterizado por poseer una gran riqueza natural y biodiversidad.


Jeremías Mora
Docente

Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100
Espacio disponible 600×100

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: