Espacio disponible 600×100
Header-1

Animagine Studio logra contrato con Monster Entertainment, distribuidora irlandesa de clase mundial

Empresaria impulsan serie Cocoland en mercado internacional.

Desde muy pequeña, con tan sólo tres años ya dibujaba. A esa edad era impresionante cómo lograba mostrar el rostro humano con trazos muy seguros. En general las personas sordas tienen una percepción muy detallada de los rostros porque es a través los rostros que perciben las emociones. Así describe doña Silvia, los inicios de su hija Celeste en el dibujo.

Silvia Álvarez y Celeste Torres son madre e hija, ellas se han unido aún más de lo que pueden estar unidas una madre y una hija, y han conjuntado sus fortalezas y oportunidades personales para favorecer el desarrollo de «Animage Studio» una pyme de animación y diseño gráfico que ha destacado en los últimos dos años por sus proyectos y alianzas con distribuidoras de contenido de clase mundial. Sin embargo, la creación de la empresa fue inspiración de Celeste desde sus años de colegio, y la concretó en su primer año de universidad.

Celeste Torres.
Doña Silvia no duda ni un segundo en responder a nuestra pregunta sobre las oportunidades del negocio: «Nuestro mercado es global», y agrega: «Ya tenemos firmado un contrato con Monster Entertainment, una distribuidora irlandesa de clase mundial que tiene relación con los territorios televisivos a nivel global».

La distribuidora con la que Animage Studio se ha vinculado tienen importante presencia en América y en Europa, y adicionalmente, también puede distribuir en el sudeste asiático. «Nosotros contamos por medio de nuestros socios de Rockets Cartoons, con estrategias para poder ingresar a diferentes mercados y analizamos las particularidades, si se diera la distribución en China, por ejemplo, ellos exigen pasar todo el doblaje (ya que la serie es en inglés) por el Ministerio de Relaciones Exteriores de lo cual ellos se encargan», comentó a la vez que hace evidente el interés por ingresar al mercado asiático con su proyecto.

Según las empresarias, el comportamiento de la industria nacional de la animación digital en un mercado globalizado, debe reconocer la importancia de asociarse y coproducir debido a las características propias   de la industria en Costa Rica: «Como en otras áreas de la industria de las tecnologías de la información, el país tiene una oferta, que se podría calificar como «gourmet», es decir, tiene personal altamente calificado en empresas que generalmente son pequeñas», explica doña Silvia.

Una alianza muy importante: Rocket Cartoons y Animagine Studio se unen para desarrollar Cocoland.
«En esta industria si uno no se asocia, se tiene que ser un multimillonario para poder llevar adelante un proyecto. Me parece a mí que fomentar la asociatividad en formato de consorcio podría ser una alternativa» Silvia Álvarez.
«Por ejemplo Marte, al igual que Rocket Cartoons, son empresas que han logrado colocar productos a nivel internacional, pero son empresas pequeñas y la posibilidad que tiene Costa Rica es muy grande, el país puede aportar los perfiles más sofisticados de la industria y trabajar con maquila de países a más bajo costo, como por ejemplo en la India».

«Para mí la idea de asociarse, coproducir es lo ideal, así se puede crecer y llegar al mercado global con propuestas muy competitivas para Costa Rica donde tenemos mucho talento humano. Pienso que lo ideal es que se conserven todos los perfiles existentes de dirección, definiciones técnicas, etc» agregó doña Silvia, que se encarga más de la parte de estrategia administrativa de la empresa.

Madre e hija se consideran afortunadas por su relación de dos años con la empresa nacional Rocket Cartoons quienes a su vez tienen la vinculación con Monster Entertainment. «Hemos ido de la mano de ellos, con quienes tenemos un contrato de coproducción, porque le vieron potencial a la serie».

Fue de esta manera como durante su participación en la feria Kidscreen Summit en el año 2018 donde participaron con el apoyo de Procomer,  lograron a través de Rocket Cartoons un contrato de exclusividad con Monster Entertainment por cinco años, los cuales rigen  a partir de que se haya  entregado el material completo.

Cocoland: Historias para niños de 2 a 5 años

Celeste es Directora de producción y artista digital de la serie Cocoland, una serie de dibujos animados producida por Animage Studio, cuya post producción se está financiando con el apoyo del Fondo Propyme que administra el CONICIT.  Con más de nueve años a cargo de su empresa Celeste ha dado un importante salto a nivel empresarial pero también a nivel personal, y valora en su justa dimensión las habilidades que ha desarrollado.

«Mi rol principal es ser directora de producción y revisar que las cosas funcionen, revisar el diseño, y leer detalladamente los guiones ya que todo debe estar conectado y tener sentido.  Todo debe de ser de un mismo mundo y tener una integralidad» expresó la joven empresaria.

La serie de dibujos animados fue una idea que surgió durante los estudios de Celeste en la Universidad Veritas, específicamente como proyecto de tesis. «Fue un proyecto que surge con la idea fue hacer algo original y orientado a un público infantil y enfocado en el desarrollo de habilidades blandas, sin descuidar el tema de la curiosidad y el universo tan amplio que tienen los niños actualmente. Se pensó en los niños, pero también en sus padres, porque lógicamente los padres son los que deciden a esa edad las opciones educativas de los niños», explicó doña Silvia Álvarez.

Cocoland.

Cocoland está digirida a un segmento de niños de 2 a 5 años y sus personajes principales son animales típicos de la región, como por ejemplo el mapache, la danta, la ardilla, el mono. La serie trata de relaciones sociales de convivencia que implican el sentido de equipo, la colaboración, etc, y la temática se circunscribe a la protección de la naturaleza, el respeto por la música, por la cultura y las sociedades, sin dejar de lado la imaginación y la fantasía.

La preproducción de los capítulos, específicamente del 13 al 26 está siendo financiada con fondos del programa Alivio y con el fondo Propyme se está financiando la post producción de los mismos capítulos.

Visita a doña Perla Hodgson, la esposa del difunto calipsonian Lenkí, quien forma parte de la música de Cocoland.

«El esfuerzo entre preproducción y posproducción es notablemente diferente. Usted tiene que pensar en que la preproducción cuesta más o menos, entre un 25 y un 30 por ciento del total. Todo el resto de esfuerzo es de producción y postproducción».

El financiamiento es necesario debido a que el trabajo que se realiza es muy costoso, requiere de muchas horas de trabajo y de perfiles sofisticados de   las personas que intervienen en el proceso creativo. «No solamente se trata de aprobar las premisas y «layouts», sino que se trata de generar las imágenes necesarias para poder impactar en el público y evitar cualquier tipo de percepción negativa o posible agresión, lo que las empresarias catalogan como difícil de lograr» explicó doña Silvia.

En relación con el público al cual va dirigida la serie Cocoland, Celeste cuenta que tiene «la dicha de ser tía y he visto lo que les gusta hacer hoy en día a los niños y soy parte de sus juegos para entender qué buscan los niños y qué les llama la atención».

Silvia Arias
Comunicadora CONICIT
sarias@conicit.go.cr

Espacio disponible 600×100

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: